domingo, 1 de mayo de 2016

¿Existió un Duque de Quito?


El Ducado de Quito fue un título no oficializado por la Corona española, aunque sí reconocido por algunas autoridades coloniales de su imperio ultramarino en América. El primer y único portador del mismo fue el teniente coronel Juan Antonio de Zelaya y Vergara, que lo recibió de manos del virrey peruano Pedro Messía de la Cerda, el 17 de mayo de 1766.

Juan Antonio de Zelaya (Navarra, 1712 - Popayán, 1776) fue un militar, aristócrata y funcionario español que llegó a América a finales de la década de 1750, como parte del batallón del regimiento de Navarra que se encontraba acantonado en el puerto de Cartagena de Indias. En 1762 el rey Carlos III emitió una Real Cédula en la que solicitaba que se lo nombre como el primer Gobernador de Guayaquil, cargo en el que fue ratificado por el virrey peruano Pedro Messía de la Cerda en 1763, y del que tomó posesión en 1764.

Como gobernador, Zelaya enfrentó el Fuego Grande que en 1764 consumió gran parte de la ciudad portuaria de Guayaquil, destacando por su pronta y eficaz actuación ante la tragedia. Al año siguiente recibió una solicitud del Virrey para trasladarse a la capital audiencial y mitigar la revuelta que allí tenía lugar por el incremento de los impuestos a los licores (estancos), capítulo que es conocido por la historiografía como Revolución de los Estancos.

Por su nuevamente eficaz actuación ante la revuelta, el 17 de mayo de 1766 el virrey Messía de la Cerda lo nombró como Presidente interino de la Real Audiencia de Quito, reemplazando a Manuel Rubio de Arévalo, que había venido ejerciendo el interinazgo tras la muerte del presidente Montúfar y Frasso en 1761. El funcionario ejercía el cargo con el título de Duque de Quito en lugar del de Presidente, pues a diferencia de éstos, Juan Antonio de Zelaya no sólo tenía el poder político, sino también el militar, que hasta entonces siempre había dependido de órdenes enviadas directamente desde Lima.

En 1767 llegó a Quito el nuevo presidente nombrado por el Rey, José Diguja, y Zelaya regresó a su puesto en Guayaquil. El nuevo dirigente de la Real Audiencia volvió a tener bajo su mando únicamente el poder político, por lo que el título de Duque de Quito no volvió a ser usado desde entonces.

Como constancia histórica de este pseudo título nobiliario, que más podría entrar en la categoría de político y militar, se puede recurrir al retrato oficial de Zelaya, en el que constan todos sus cargos y títulos alcanzados a lo largo de su vida, escritos en latín bajo la imagen de su persona (mismo que ilustra este artículo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada